01. Aprobar el Pacto Iberoamericano de Juventud, como acuerdo político-institucional que permitirá conformar una alianza entre diversos sectores y actores con el fin de mejorar la articulación intersectorial e intergubernamental, orientar la inversión y garantizar el desarrollo integral y la protección de los derechos de las personas jóvenes.

  • XXV Cumbre de Cartagena de Indias (Colombia)
  • | Declaración
  • | Administración Pública
  • | Espacio Iberoamericano de Cohesión Social (EICS)

ESTE MANDATO ES EJECUTADO POR EL OIJ.

Más informaciones en: https://oij.org

El Pacto Juventud es un compromiso de los gobiernos con la transformación de la realidad de las personas jóvenes de la región. Se trata de 24 acuerdos, construidos participativamente, a través de los cuales se definen las prioridades de intervención en materia de juventud, posicionando a las y los jóvenes en el centro de la agenda pública de los próximos años. Establece alianzas estratégicas para la consecución de los ODS, mediante el fortalecimiento y alineación de las prioridades de los Gobiernos en materia de juventud.

El Organismo Internacional de la Juventud (OIJ) a través de la implementación del Pacto Juventud, realiza el seguimiento y monitoreo sobre la implementación de los ODS en materia de juventud para generar coordinadamente con las instancias nacionales de juventud de cada uno de los países los reportes nacionales e internacionales que se deban presentar para la medición de avances de los indicadores que se establezcan para ello.

La implementación del pacto consta de 3 componentes:

  • Homologación
  • Afiliación
  • Co-creación

En el contexto de la homologación, el OIJ elaboró una propuesta con las políticas y programas identificados susceptibles de homologar, por cada uno de los 22 países, con el propósito de solicitar su revisión y validación.

A la fecha se cuenta con 174 políticas y programas homologados, correspondientes a 14 países, los cuales han brindado 13,023,939 beneficios a jóvenes iberoamericanos.

De cara al proceso de Homologación y con el objetivo de crear un Banco de Buenas Prácticas (BBP)  se solicitó a los países referenciar el programa o política en materia de juventud que más y mejores resultados ha brindado a su país desde su implementación.

El BBP funciona como una plataforma de información y de referencia para que los países que busquen implementar nuevas acciones en materia de juventud tengan la posibilidad de referencias estos programas en Iberoamérica, para de este modo fomentar también la cooperación entre Estados.

Al propio tiempo, otro de sus objetivos es resaltar y brindar un reconocimiento a programas o políticas exitosas de cada país. 

El BBP cuenta con cuatro componentes:

1.- Ficha técnica: Contiene una descripción del contexto al que responde, así como una referencia breve de la intervención, la metodología, la gestión de recursos, las limitaciones y los factores de éxito, así como las lecciones aprendidas. 

2.- Mapa conceptual: Se trata de un vídeo que expone la implementación “paso a paso” detallando los aspectos más relevantes de la buena práctica

3.- Análisis de enfoque: El OIJ ha conformado un concepto de estudio de las políticas públicas a partir de ocho componentes: 

  • Pertinencia
  • Innovación
  • Igualdad e Inclusión
  • Incidencia Juvenil
  • Asociación
  • Evaluación
  • Eficacia y Eficiencia
  • Sustentabilidad

Así la buena práctica se analiza a partir de cada componente, de manera que se pueda aportar a la referenciación de la implementación para activar los mecanismos de intercambio y cooperación entre países.

El OIJ llama esta composición “el octágono virtuoso de la política pública”.

 4.- Cápsula transmedia:  Se trata video testimonial cuyos protagonistas son un beneficiario de la política, un prestador del servicio público y un experto en la temática referenciada.